Preparar las Invitaciones de Boda

Lunes, 25 Agosto   

Las invitaciones deberían enviarse como mínimo un par de meses antes de la boda, incluso tres meses antes si la ceremonia nupcial se realizará en algún festivo, sobre todo si este festivo es de cierta relevancia. Si retrasamos excesivamente el envío, es más que probable que algunos invitados sencillamente no puedan acudir por haber concertado compromisos previos.  

- Siempre resulta preferible entregar las invitaciones de boda en propia mano; la invitación es más personal. Pero evidentemente esto no siempre es posible, ya sea por la distancia, ya sea por el gran número de invitados al enlace, ya sea por el motivo que sea. En estos casos se debe recurrir al correo para su envío. Un detalle que en ocasiones puede llegar a omitirse es incluir el remitente en el sobre de
la invitación. De este modo podremos saber cuales han podido ser entregadas, y cuales no, evitando desagradables sorpresas y malentendidos de última hora.

- Si la confirmación puede ser vía postal, además de telefónica o en persona, es buena idea incluir dentro del sobre una tarjeta de respuesta estándar en la que el invitado solo deba escribir su nombre. De este modo le simplificamos la tarea. Si en alguna esquina de esta tarjeta de respuesta incluimos un pequeño código numérico podremos identificar la tarjeta aunque el invitado haya olvidado escribir su nombre en ella. En ocasiones sucede.